Bienvenida lluvia


La esperada lluvia

Ha hecho su aparición. Las ganas que teníamos de ver como se nublaba el cielo y rompía a llover a cántaros.
Caía con tal fuerza que los paraguas de poco han servido. Y esas botas o zapatos de invierno, no cumplían su papel pues nadie les ha enseñado a navegar.

De vuelta a casa toca poner los calcetines encima del radiador y de haberlo previsto hubiera sido  mejor calzarse las katiuskas antes de salir.

¡Bienvenida lluvia!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: