La fiesta marinera por antonomasia.


Una tradición marinera.
Nos gusta enseñar a conocidos y familiares que nos visitan el barrio malagueño de Pedregalejo y fundamentalmente la zona de la franja  más cercana a la playa en la que se levantaron sin aparente orden urbanístico las tradicionales casas matas que otrora fueron asentamientos de pescadores que pasaron de ser humildes chozas para la guarda de aperos a ser habitadas con o sin permiso del Ministerio de Marina. Estamos hablando de asentamientos de finales del SXIX.

El barrio de Pedregalejo.
Es en la segunda mitad del SXIX que la zona este del municipio malagueño emprende un acelerado desarrollo una vez eliminados los impedimentos de conexión con el centro de la ciudad gracias a la voladura en 1880 del cerro de San Telmo lo que permitió más tarde acceder por la orilla del mar hasta la ciudad evitando el Camino de la Desviación que discurría bordeando el cerro.
Es a comienzos del S XX cuando Pedregalejo gracias a las buenas comunicaciones por la nueva vía y el recién construido ferrocarril va dejando de ser una zona habitada por pescadores e invadida por la burguesía malagueña que ya desde finales del S XIX había comenzado con la construcción de sus casa señoriales, villas, etc.


La Iglesia de Sanctissimum Corpus Christi.
En 1943 se da por terminada la nueva parroquia del barrio con el nombre de Sanctissimum Corpus Christi, sede de la Hermandad del Carmen Doloroso que procesa su fervor a una talla del S XVIII de cierto valor artístico.

Fiestas de la Virgen del Carmen.
El 16 de julio se celebra la festividad de la patrona de los pescadores y marineros, la Virgen del Carmen. Para un barrio de origen tan marinero no podía faltar su Virgen y su procesión.
A lomos de un trono de hechuras artesanales y de cierto valor la patrona o Estrella de los Mares es transportada por unos ochenta hombres y mujeres ataviados con sus trajes típicos por las calles de barrio hasta el lugar en el que será embarcada en una jábega y paseada por el litoral hasta encontrarse con su homónima del barrio de El Palo.

Tradición muy enraizada en los lugareños.
Cientos de personas, con más o menos muestras de fervor se agolpan en los aledaños en la que se botará la jábega con la talla de la Virgen. No faltan los vítores y muestras de fervor mariano, con ¡Vivas a la Virgen del Carmen! o aquellos que prefieren bañarse en el mar una vez atravesado éste por la jábega, introducir sus pies en el agua litoral seguros de que algún favor conseguirán de su querida Virgen o arrojan al mar en señal de pleitesía religiosa las siempre presentes biznagas de estas fechas.
 

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

EXIF: 
Prácticamente todas las fotos están tomadas con una cámara Canon EOS 5DsR y un objetivo Sigma 35mm 1:1.4 DG Art.

2 comentarios en “La fiesta marinera por antonomasia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: