CovidRecetas para Dummies: «Sopa de pescado con un aire escandinavo»

Una sabrosísima sopa de pescado.

Con un toquecito escandinavo.

Para 3 ó 4 hambrientos.

Una CovidReceta para no desesperarse en la cocina. Sencilla y que te sacará de apuros.
.  .  .  .  .  .  .

En estos días de confinamiento he abusado un pelín más de lo habitual de la proteína de animales de dos o cuatro patas. Tenía mono de una sopita rica de pescado que siempre saben a gloria. Es un poquito más laboriosa que las CovidRecetas anteriores pero que le suben a uno la moral al degustarla. 

Ni que decir tiene que he recurrido a lo que me he encontrado en el congelador. No hay planificación alguna previa. Echa mano de lo que encuentres y crea tus propias CovidRecetas.

 

 Unos restos de pescado:

  • Un par de filetes de merluza.
  • Dos colitas de rape.
  • Un taquito de merluza que andaba suelto.
  • Unos filetes de salmón ahumado. 
  • Unos gambones o gambas si tienes.
  • Lo  que te encuentres.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Ingredientes

 

 

Lo demás:

  • 3 patatas medianas.
  • 3 ó 4 dientes de ajo.
  • Media cebolla grande.
  • 2 ó 3 tomates pelados y pasados por el chino.
  • Un sobre de fibras de azafrán. (Le da un sabor muy característico).
  • 250 ml de nata.
  • Un vaso grande de leche.
  • 2 pizcas de cúrcuma.
  • Media cucharadita de café de cayena en polvo.
  • Una copa de vino blanco. (Moriles si tienes)
  • Aceite de oliva.
  • 25 gr de mantequilla (da un saber exquisito)
  • Sal
  • Eneldo (es lo que le da el toquecito escandinavo).
 

Restos de pescado congelado.

A ver qué encuentro:

  • Revolviendo entre la multitud de cosas que tengo en el congelador.
  • Hoy me he encontrado 4 tipos diferentes de manjares marinos: rape, merluza, salmón y 5 gambones sin utilizar para una paella de un par de meses atrás 
  • Tengo por costumbre congelar todas las sobras que me liberarán de tener que cocinar otro día.
  • Si me voy de viaje meto en el congelador lo que queda de la botella de leche, los filetes de salmón ahumado, el pan, TODO …
Acompañan en la salsa.

¡Acción y organización!:

  • Troceo los pescados (no los descongelo previamente)
  • Hago daditos medianos de las 3 patatas.
  • Corto la cebolla en daditos pequeños.
  • Pelo los 2 tomates y los paso por el chino.
  • Aparto un vaso de leche.
  • Pongo a tiro la botella de vino blanco de Montilla (la medida de un vaso grande). 
  • La cucharadita de cayena si te gusta lo picante. 
  • La punta de una cucharilla de cúrcuma. (me gusta el color que aporta, el sabor no tanto).
  • Tengo a mano el azafrán (un sobrecito)
  • Sal y aceite de oliva virgen.
  • El eneldo (se vende seco). Fresco es ya una pasada para el toque escandinavo.
Cebolla y patatas.

Hora de meterse en faena:

  • A fuego medio fríe la cebolla y las patatas durante unos 10 minutos con una pizca de sal.
  • La patata quedará a medio hacer. Esperaremos a cocerla cuando vertamos los demás ingredientes.
Tomate en el chino.

Vamos a por los líquidos elementos:

  • Ya habíamos pasado por el chino los tomates troceados.
  • Es hora de que el puré de tomate se junte con sus amigas la cebolla y las patatas.
  • Dejar que cuezan juntos unos 5 minutos.
Ajo machacado.

Un poquito de sabor:

  • Añade los 3 ó 4 dientes de ajo prensados.
  • Deja otros 5 minutos que los compondentes de tu futura sopa vayan tomando acomodo.
Vino blanco

Toque sureño:

  • Un buen vaso de vino blanco Montilla le va a proporcionar un sabor inigualable con aires del sur.
  • Deja cocer unos 5 minutos hasta que suelte parte del alcohol.
  • Un chupito de montilla mientras ves borbotear la sopa sienta fenomenal y te da un puntito de chispa.
Trozos de pescado

Le toca a la nata y al pescado:

  • Añade los 250 ml de nata. Revuelve con moderación y deja cocer 5 mintuos.
  • Añade la sal, la leche, la cayena, el azafrán y la cúrcuma. Deja cocer otros 5 minutos
  • Añade el pescado. 7 minutos son suficientes.
  • No te olvides de poner el eneldo, una cucharadita de café será suficiente.
Con los gambones

Un toque magistral:

  • Si tienes gambones o gambas añádelos poco antes de terminar de cocinar la sopa. 
A la rica sopa de pescado

¡Disfrútala!

  • Una vez servida la sopa, espolvorea un poquito de eneldo sobre ella.
  • Un  vino blanco fresquito de tu gusto será el mejor compañero.

¡Hala!, a pecar infieles.

Que la gula ya no es salvoconducto para un pase directo al infierno de los pecadores.
Alguien decidió, y no hace tanto tiempo, poner a las Calderas de Pedro Botero en concurso de acreedores por lo que se fueron al garete.

Así que a gozar de esta sopa fuera de serie. ¡Qué aproveche!

Las fotos las he tomado con un Huawei 30Pro. La cámara Leica que lleva incorporado me da la suficiente calidad para este tipo de fotografías. Procesadas ligeramente en Lightroom.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: