Andanzas portuguesas III. Un «Finis terrae» muy disputado.

Microhistorias imperfectas [39]. 

Cabo de São Vicente. Algarve, Portugal

Estaba placenteramente contemplando la inmensidad del océano sentado al borde del imponente acantilado meciendo las piernas al albur del viento.

Jugaba con la idea de que el lugar era lo más occidental del «ecúmene»,  fascinado por las historias en torno a este «Promontorium Sacrum» dedicado a Poseidón, uno de los tres dioses que gobernaban el mundo. 

Invitado inesperado.
Absorto en mis cábalas no presté atención a que a mi derecha había tomado sitio uno de tantos turistas que pululaban por el lugar. Me llamó poderosamente la atención lo inusual de su «Out fitt», incluidos su corte de pelo, la extensa y descuidada barba y el  extraño tocado de cabeza, tipo turbante griego.

-«¡Καλημέρα!», (me saludó con simpatía y templanza).

Supuse acertadamente que el saludo respondía a un patrón de buena cortesía dándome los buenos días, ya que a penas eran las diez y pico de la mañana.

No daba crédito a lo que yo estaba oyendo por lo singular de la situación.
 
«Soy Estrabón, me dijo. Hacía tiempo que tenía ganas de venir por aquí. Veo que las cosas han cambiado, y mucho desde que en los años 29 a. C. escribiera mi magna Geografia. Entonces aseguré que este punto en el que nos encontramos, no solamente era el más occidental de Europa, sino de todo el mundo habitado».

Quedé perplejo y asentí con un par de golpes de cabeza.

Lo cierto es que ya vengo reconociendo y me he retractado algunos siglos atrás que mi aseveración ha sido rebatida por otros geógrafos e historiadores. Algunos amigos míos como Plinio, Ptolomeo (hace mucho tiempo que no los veo, nada que extrañar pues nacimos en diferentes épocas) aseguraban que el final de la tierra se localizaba más al norte, por las tierras de Gallaecia«.

No podía salir de mi asombro ante tan contundentes afirmaciones de mi contertulio.

                                                                                                                      (continúa más abajo)

Cabo de São Vicente y Farol.
Toma desde el propio Cabo de São Vicente. Al fondo la localidad de Sagres.
Fragmentación de la costa. Toma a unos 300 m hacia el norte del Cabo de São Vicente.

Discrepancias histórico-geográficas entorno a «Finis terrae».
-«Pero le diré a Ud. que los mencionados amigos míos también andaban errados. Por eso he venido a echar un vistazo a este lugar y hacer algunas comprobaciones.
La semana pasada estuve en «Cabo da Roca» al norte de Lisboa y pude comprobar que el lugar tiene todo el derecho de ser denominado el verdadero «Finis terrae» en contraposición de los «Finisterre» de otros lugares como el de Galicia (Fisterra), el Pointe du Raz de la Bretaña francesa, el Finisterre de Nueva Escocia en Canadá, el situado en Cornwall llamado «Land’s End», el situado en la península de Kintyre llamado «Mull of Kintyre». También en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena encontramos una variante moderna de Finisterre».

Se nos echó la noche encima.
Estaba tan poseído y profundamente inmerso por lo sugerente de lo que allí se decía que se nos echó la noche encima sin pensarlo.

Aproveché para ofrecerle al espontáneo conversador un refrigerio en el cercano quiosco móvil. Él lo necesitaría más que yo, supuse. Me había deleitado horas enteras con sus comentarios mientras que yo a penas abrí la boca.

-«¿Qué desea Ud.?» Le dije
-«Una de esas latas de color rojo». Me respondió agradecido.

Cuando me di la vuelta hacia las improvisadas y solitarias mesas con la recién compra de la lata y una botellita de agua quedé estupefacto.

¡A Estrabón se lo había tragado la negrura de la noche!.

P.S.
La primera imagen de esta entrada es el resultado generativo producto de la IA en base al texto escrito. 

Momentos mágicos durante la puesta de sol en el Cabo de São Vicente, Algarve, Portugal.
Puesta de sol en el Cabo de São Vicente, Algarve, Portugal. Lugar muy concurrido los fines de semana.
El quiosco del Cabo.
Estrabón me dejó plantado.

EXIF: 
-Hasselblad X1DII. Objetivos: XCD 45 mm y XCD 90 mm.

Otras Microhistorias imperfectas